Tenemos la suerte de estar viviendo en plena transición tecnológica, en una época en la que el proceso de transformación de empresas y profesionales pasa, necesariamente, por adoptar las tecnologías y las herramientas digitales adecuadas para cada necesidad. Este nuevo paradigma resulta determinante porque afecta a todas las áreas de negocio, por lo que la adopción y diseño de nuevos modelos, soluciones y estrategias, es fundamental para la supervivencia empresarial.

La mayoría de las personas relacionan el concepto de eBusiness con el de eCommerce. Si bien es cierto que ambos términos están relacionados, no se les puede catalogar, ni mucho menos, de homónimos. Lo cierto es que eBusiness es un concepto mucho más amplio, complejo y global, que tiene una incidencia determinante en muchas más áreas dentro de una empresa. En cualquier caso, es importante conocer ambos términos para saber diferenciarlos.

Todo empezó con el eCommerce

No es que el eCommerce ya no tenga importancia. De hecho, sigue siendo una de las verticales más importantes para algunas de las empresas más grandes del mundo, pero, por definición, su concepto es más limitado y su alcance está acotado a un área concreta, la de la comercialización online de productos y servicios.

Para conocer la historia del eCommerce hay quien se remonta a 1960, con la creación de la Electronic Data Interchange, un sistema que posibilitaba la comunicación electrónica de información comercial entre empresas que, hasta el momento, utilizaban métodos analógicos. Esa fue la incursión inicial más similar a lo que conocemos hoy por eCommerce, pero el concepto originario no vio la luz hasta 1989 cuando Peapod, una empresa estadounidense de comestibles, se desmarcó como la primera en ofrecer un servicio online de venta y entrega de productos. Un año más tarde, se puso en marcha el primer servidor World Wide Web, que con el tiempo impulsó la comunicación y el comercio a través de Internet. En 1994 aparecen los primeros certificados de encriptado SSL, lo que propicia la creación de servicios de pago capaces de procesar ventas online con tarjeta de crédito. 1995 es el año en el que irrumpen Amazon e eBay. En 1998 lo hacen Google y PayPal. El resto es historia.

La suma de todos estos factores terminó por consolidar e impulsar el uso del eCommerce. Esto supuso un cambio absolutamente radical para el comercio y para el sector retail. Las empresas que lograron adaptarse pasaron de tener una influencia local, a ser globales, y la venta online se posicionaba como uno de los hitos tecnológicos de la década de los 2000. No obstante, tuvieron que pasar algunos años más para que los responsables de innovación se percataran de que la adopción de tecnologías y estrategias digitales debía ir más allá de la simple venta online. Debía afectar a todas las áreas de negocio y estratégicas de la empresa. Las que ya estaban consolidadas necesitaban realizar un gran esfuerzo de adaptación para continuar siendo competitivas, y las que surgían a partir de entonces, lo hacían con una hoja de ruta 100% digital.

El concepto de eCommerce, siendo plenamente vigente, se queda pequeño en comparación con lo que supone para las empresas actuales convertirse en verdaderos eBusiness.

¿Qué es eBusiness?

Un eBusiness es una empresa cuyo funcionamiento y gestión se basa en el uso de herramientas, estrategias y procesos asistidos por las tecnologías e internet. Como se ha visto con anterioridad, es un concepto mucho más amplio que el de eCommerce, al que nos referimos cuando se habla, únicamente, de la comercialización de productos o servicios a través de Internet.

En un sentido más amplio, el concepto eBusiness hace referencia a las maneras en las que se aplica Internet y las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en todos los procesos esenciales de la empresa. Eso, evidentemente, engloba a las simples transacciones comerciales, pero las empresas que se autodefinen como eBusiness, utilizan las TIC en otros muchos ámbitos de importancia que ha visto mejorados sus procesos en cuanto a eficiencia y productividad.

Un eBusiness no es solo tener una página web, una tienda online y usar redes sociales para comunicarse con los clientes. Generalmente, un negocio electrónico asume todas las partes que se corresponden con las áreas sensibles de cualquier empresa:

  • Producción
  • Logística
  • Gestión y administración
  • Finanzas
  • Proveedores
  • Clientes

Vemos, por lo tanto, que la creación de los propios productos, el aprovisionamiento, los envíos, el servicio al cliente, los pagos y cobros… elementos esenciales, dependientes entre sí, que afectan de manera integral al funcionamiento de una empresa, se diseñan, desarrollan y funcionan mediante el uso de tecnologías y de internet.

eBusiness implica una serie de ventajas para los negocios que, de manera simplificada, podrían resumirse en:

  • Tener un negocio más innovador, conectado a las tecnologías, vanguardista y ágil, lo que posibilita impulsar en un enfoque user centric, que acaba por repercutir en un mejor servicio para los clientes.
  • Versatilidad, con más opciones de negocio, con más oportunidades de ventas y un mayor nivel de adaptación a los cambios y a las tendencias del mercado.
  • Mayor agilidad en los procesos y automatización de tareas operativas, lo que supone más productividad en los empleados, que se pueden centrar en lo realmente importante.
  • Decisiones de negocio basadas en datos gracias a procesos completamente digitales, que arrojan cifras que se pueden cuantificar y calificar en función de los objetivos marcados. Hoy, es más posible que nunca saber si un producto o servicio no es rentable, y no es una cuestión que dependa de la intuición o la experiencia del empresario.

Grandes corporaciones y multitud de empresas emergentes de todo el mundo se adaptan o nacen siendo completamente digitales. Los mercados actuales, volátiles y complacientes con las nuevas necesidades y demandas de los consumidores, así lo exigen.

;